Religiones Afrocubanas
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Patakies de Marunla Melli

Ir abajo

Patakies de Marunla Melli Empty Patakies de Marunla Melli

Mensaje  Chichereku el Miér Oct 08, 2008 10:10 pm

PATAKI: La Adivinación Para el Hombre Blanco, Cuando Estaba Ansioso por Saber Como Fabricar a un ser Humano.



El trabajo más importante realizado en el Cielo por él fue: la revelación de como el hombre blanco intento aprender de Dios como poder producir una persona. El hombre blanco ya había alcanzado en la Tierra tal dominio en el campo de las invenciones, que pensó que debería coronar sus éxitos yendo a Dios para que este le enseñara como fabricar un ser humano. Cuando el llego al cielo se acerco a un Awo llamado AYEGBE KOOSHE GBERE GEDE (ningún espejo puede ser lo suficiente ancho como para ver la duración de todo un año). Este le dijo que le diera un chivo a Eshu, pero este se negó, por que no creía en hacer sacrificios de sangre. Sin hace el Ebó él partió para el palacio celeste, y pido a Dios que le enseñara a producir seres humanos.



Como Dios nuca rechaza una solicitud que le sea formulada. Le dijo busca barro para este trabajo, lo cual él hizo. Dios tiene un gran espejo en su taller, al cual mira cuando él moldea un objeto. El examina su reflejo en aquel espejo y debe considerarlo perfecto antes que lo declare adecuado para existir. Con el barro traído por el blanco, Dios moldeo la figura de un ser humano mientras el hombre blanco observaba. La dejo secando, pero mientras, paso a su recamara interior para atender a otros visitantes. Tan pronto Dios salió. Eshu se presento bajo la forma de un policía celestial y le pregunto al blanco ¿Tu no puedes hacer otra figura igual a la moldeada por Dios? El hombre blanco respondió: Si seguro que yo puedo hacerla y más rápidamente. Entonces has una y te la llevas para la Tierra, tan pronto se seque ella hablara. El hombre blanco siguiendo los engañosos consejos de Eshu así lo hizo, y partió para la Tierra con la figura moldeada por él. Sin embargo, cuando él llega a su casa la figura se seco y nunca pudo hablar ni tener vida. La razón por la que el hombre blanco no ha podido moldear con éxito una figura, darle vida y hacerla hablar. Ha sido a causa de que el se negó hacer el sacrificio a Eshu. Cuando sale Otura-Meji y alguien esta ansioso por realizar algo se le dirá: Que coja calma y mucha paciencia, para que pueda realizar los planes con éxito.




PATAKI: Como Awo Abrió el Camino Para Que la Riqueza Viniera al Mundo.



En el Cielo había dos amigos que se pusieron de acuerdo para venir juntos al Mundo. Ellos fueron: Ori'Ala (nombre celestial de Otura- Meji y Ori Atosi. Ellos fueron a ver a dos Awoses celestiales en busca de adivinación. Estos Awoses fueron: ODOGBO KON AREYI Y ODOGBO KON ORO ORUN. A los dos amigos se les aconsejo hacer Ebó con 1 carnero, cada uno, para sus ángeles guardianes, y darle un chivo, 1 machete, papilla (ogiri) a Eshu. Ori'Ala hizo el sacrificio, pero Ori Atosi se negó hacerlo, él sostenía que si Dios le daba el permiso para partir hacia el Mundo era un desperdicio de dinero y esfuerzo hacer ningún tipo de sacrificio en el Cielo. Y ambos partieron, para la Tierra. Pasaron los años y se convirtieron en grandes amigos. Temiendo como profesión el recolectar leña para véndela. Un día Otura-Meji insistió en ir por adivinación para ver cuan prósperos serian sus negocios. Su amigo que en la Tierra se llamaba Alaroye, le dijo que eso era algo inútil. Pero al fin fueron a ver un Awo llamado Peremu'Sheke. Cada uno de ellos tenía 1 gallo para que los despertara por las mañanas, y un machete para poder cortar la leña, y 1 tela en la cual envolvían la leña. En la adivinación se les dijo a ambos que deberían hacer Ebó con 1 machete, 1 gallo, tela y owo. Alaroye dijo que el nunca haría ese Ebó. Pero Otura-Meji, decidió que él si lo haría y volvió a la casa del Awo con las cosas solicitada por este, y uso todos sus ahorros quedándose solo con el pantalón que tenia puesto, y uso también la almohadilla que utilizaba para cargar la leña del monte al mercado.



El Awo hizo el sacrificio para él, quemando la almohadilla, la ropa y poniendo el machete al santuario de Eshu. Mediante un encantamiento el Awo le informo a Eshu que Otura-Meji había hecho Ebó con todos los instrumentos con lo que él profesaba una vocación que iba en contra de su destino y le rogó a Eshu que preparara sus pies para que pidieran tomar el camino correcto. Luego sacrifico al gallo a Eshu. Después de haber hecho el sacrificio Otura-Meji regreso a su casa con las manos vacías, sin tener la más remota idea de lo próximo que él iba hacer. A la mañana siguiente, Alaroye vino a buscarlo para la tarea diaria. Cuando llegaron al monte. Otura-Meji recolecto la leña con las manos, por no disponer de machete y su amigo pudo obtener mejor leña con el machete que se había negado a ofrecer como Ebó. Llego el momento de buscar la soga, para atar la leña, y Otura-Meji le pidió el machete a su amigo para contar unas lianas que le sirvieran para amarrar su carga. El amigo se lo negó sobre la base de que si no hubiera hecho el estúpido Ebó ahora no tendría que andar
pidiendo prestado. Y partió dejado a Otura-Meji que se cocinara en su propio jugo. Otura-Meji uso sus dientes para cortar la liana y poder amarrar su leña.



Mientras lo hacia vio a una jicotea, y la capturo, luego vio otra y la capturo también, él puso la primera sobre la leña y a la segunda dentro de esta. Luego partió para su casa con una de las tortugas claramente visible. En el momento que partió ya se había hecho de noche y se encontraba hambriento. En el Cielo la hija de Olokun, estaba teniendo un difícil parto y los Awoses le habían dicho de la necesidad de sacrificar una jicotea, para que ella pudiera tener un parto seguro. Olokun había enviado mensajeros al mercado de Oja-Ajigbomekon en busca de la tortuga, era a ese mercado que los habitantes del Cielo y de la Tierra iban y hacían sus negocios. Al mismo momento, la esposa de Ala, divinidad de la prosperidad, también enfermo, y estaba a punto de morir. Se le dijo, que debería hacer Ebó con una tortuga para que se pusiera bien. El también envío a un mensajero en busca de una tortuga, costara lo que costara, los mensajeros celestes, había pasado todo el día buscando una tortuga, pero no había ninguna disponible a la venta. Y regresaron al Cielo frustrados e informaron de los esfuerzos hechos y le pidieron a Dios que les diera su divina asistencia Dios, envío a sus ángeles a que tomaran posiciones en las fronteras entre el Cielo y la Tierra y miraran en busca de jicoteas. Eshu había provocado que todas las tortugas en el Mundo se escondieran y las había hecho invisibles.



Fue en aquel momento que Otura-Meji se encontraba regresando con su carga de leña y su tortuga sobre ella. Desde el Cielo los Ángeles lo vieron caminado con su carga. Y bajaron rápidamente y le ofrecieron cómprale la jicotea que el tenia. Cada uno le ofrecieron pagarle: 200 hombres, 200 mujeres, 200 talegas de dinero, 200 bultos de ropa, 200 cestos de cuentas, 200 chivos, 200 carneros, 200 vacas, y muchas cosas más. Eshu disfrazado de cazador neutral, apareció y le aconsejo a los ángeles que regresaran con las cosas que ya habían ofrecido y él podría entonces convencer al vendedor de aceptar sus ofertas. Los representantes de Olokun fueron los primeros en regresar y recibieron la primera jicotea a cambio de lo que habían traído. Eshu le dijo a Otura-Meji, ahora saca la otra que tienes escondida, el sorprendido él, la busco. Eshu hizo un encantamiento y escondió todo lo que habían traído los representantes de Olokun. Y se pusieron a esperar a que llegaran los representantes de Ala los que llegaron un poco más tarde con todo lo que habían prometido y se lo entregaron muy alegre, obteniendo a cambio la segunda tortuga, regocijándose de que le habían ganado la partida a los representantes de Olokun. Cuando los mensajeros celestiales partieron, Eshu volvió hacer aparecer lo dejado por los otros y con los hombres que estos dejaron Otura-Meji les ordeno hacerle una nueva casa.



Eshu le aconsejo entonces: Ve y vende tu leña y compra comida con lo que te den y cómetela. Este así lo hizo y fue este el ultimo negocio que hizo con leña. El se vio rodeado de todo y de la penuria salto a la riqueza, con muchas esposas y sirvientes. Un día Alaroye se dio cuenta de que hacia mucho tiempo que no veía a Otura-Meji en el monte. Y decidió ir a verlo. Llego hasta el lugar donde antes estaba la humilde choza, con su machete y las demás cosas de trabajar. Y encontró que había grandes edificaciones, mucho progreso. Confundido, su primer pensamiento fue que su amigo había sido expulsado por alguien más rico y poderoso. Mientras estaba sumido en estos pensamientos, los guardias de la entrada lo detuvieron y le preguntaron que era lo que él buscaba. Él les dijo que a Otura-Meji. Los guardias comenzaron a molestarlo por haber mencionado el nombre de su Rey. Sin embargo él insistió en que aquel hombre era su amigo, al fin los guardias decidieron llevarlo ante el Rey, para que él lo saludara.



Cuando él estuvo en la presencia de su amigo le fue imposible reconocerlo. Sin embargo él insistió que solo buscaba a su amigo con el que hacia negocios de leña. Otura-Meji le pregunto si le era posible reconocer al hombre si él lo veía. Y Otura-Meji se identifico a sí mismo. Y le narro a su amigo lo que le había sucedido, después de que el se había negado a prestarle su machete y lo había dejado en el monte. Otura-Meji le dijo que su prosperidad era por su fe y por el sacrificio que él había hecho. También le pregunto si él estaba dispuesto hacer el sacrificio, la repuesta fue afirmativa. Pero le dijo que no tenia dinero. Otura-Meji le dio: 5 hombres, 5 mujeres, 5 chivos, 5 sacos de dinero, etc. Como acción de gracias al Awo que le hizo la adivinación y el Ebó para él y le rogó que lo hiciera para su amigo también, aun que atrasado, le dio cinco chivos en agradecimiento por la ayuda prestada. Después del sacrificio Otura-Meji trajo a su amigo para su palacio, le dio una posición en su corte, prosperaron y se mantuvieron muy unidos a Premu'Sheke, el Awo que hizo los Eboses para ellos. Eshu fue el que le causo la enfermedad a la hija de Olokun y a la esposa de Ala, y creo todos los acontecimientos para ayudar a Otura-Meji.



PATAKI:



Otura-Meji abrió el camino para que la riqueza viniera al mundo: Cuando los ángeles regresaron al Cielo le informaron a Dios lo cara que le había costado una sola jicotea. Dios pensó que esto era consecuencia de la pobreza que había en la Tierra. Dios ordena al tesorero celeste que abriera las arcas del tesoro para que el dinero pudiera partir para la Tierra. Una constelación de dinero salió rumbo al Mundo. Una vez más Eshu fue a ver a Otura-Meji y le dijo que el dinero estaba en camino de la Tierra en grandes ejércitos. Pero que solo entraría en la casa de una persona que tuviera al frente de su casa, lo que el dinero comía. Eshu le aconsejo que pusiera una tela blanca, en el frente de su casa y que tuviera mucho ñame machacado (Ewo) para regarlo en derredor del lugar. Después de alertar a Otura-Meji de que los visitantes se acercaban. Eshu partió en busca de las huestes del dinero, les contó que la humanidad era muy desordenada, para brindarles una morada adecuada. Les dijo que solo había una persona capaz de brindarle una hospitalidad digna de ellos. Sin detenerse en
ningún otro lugar, marcharon para la casa del Awo, Otura-Meji y en efecto hallaron un lugar familiar donde ellos pudieron desarrollarse. Fue de esta forma en que Otura-Meji vino a convertirse en la persona más rica del mundo conocido en aquel tiempo. Cuando este signo sale para una persona pobre, se le dirá que deberá hacer Awo y hacer los Eboses necesarios para que pueda alcanzar la fortuna después de esto. Lo que le llegará sin duda alguna.



PATAKI: Los Viejos Pierden su Autoridad total en la Tierra.



Tradicionalmente era la edad la prueba de la sabiduría y autoridad. A una persona joven no le era permitido y no se atrevía, a interrumpir cuando los ancianos deliberaban. En Otura-Meji se nos revela como esta tradición fue alterada, para hacer posible que los jóvenes compitieran por posición e influencia con sus mayores. Un día un joven y un viejo fueron a solicitar el Ashe de Dios, ellos fueron a ver a Awo, mediante tres Awoses que se llamaban: Otin lotin eyo (La Bebida Suave y Dulce), Obilobi Uva (Las Nueces de Cola son Nobles), Emulemu Ara Jonno (El Vino tiene Alcohol). A los dos se les dijo que deberían hacer Ebó, después de lo cual era que deberían partir para el cielo. Cuando llegaron, Dios les dijo que deberían de regresar pasados 7 días con 200 caracoles, cada uno. El viejo no tuvo dificultad en recopilar sus 200 caracoles, pero el joven solo pudo recolectar 50. En el día señalado ambos partieron por vías separadas, hacia le Cielo. El joven se encontró con el viejo en el camino y se ofreció ayudarlo a cargar el pesado bulto, debido a lo cual el viejo se sintió agradecido. El joven le dijo al viejo que el no podía viajar a un paso tan lento.



Pero que el se adelantaría y lo esperaría en la puerta del Cielo. Antes de llegar el joven echo sus caracoles en la bolsa del viejo para cargar un solo bulto. El joven siguió hasta el palacio divino de Dios. Al llegar presento el bulto de los 251 caracoles como si todos fueran suyos, en pago de una mayor autoridad. Dios dijo que había que esperar por la llegada del viejo. Cuando este llega a las puertas del cielo no encontró al joven pero los centinelas le dijeron que había seguido hacia el palacio, el viejo continuo su camino y al llegar agradeció el joven por haberle cargado el bulto y por haberlo esperado. Pero al pedirle sus caracoles el joven se negó a entregarlos e insistió en que todo el bulto le pertenecía. Y acuso al viejo de tratar de robarle su propiedad. El argumento siguió y Dios pregunto cuantos caracoles había en el bulto. El viejo dijo que 201 y el joven dijo 251, y que había puesto de más pues estaba ansioso de tener autoridad y ser más fuerte. Cuando el bulto fue contado este contenía 251 y Dios le dio la razón al joven y le entrego el Ashe que este le estaba pidiendo. Esta historia nos explica por que los jóvenes son capaces de tomar autoridad y las riendas del poder de sus mayores en diferentes comunidades de seres humanos hasta el día de hoy. Antes de esto las personas deberían alcanzar el estado de viejos antes de aspirar a cualquier nivel de autoridad. Los jóvenes participan del gobierno mediante la toma del poder de sus mayores en el mundo. Pero esta nos la situación en el Cielo donde son los ancianos los que aun disfruta de la autoridad y la supremacía. Cuando este signo sale se le dirá a la persona que no vaya a permitir que nadie toque sus propiedades cuando este viajando, no vaya ser que la pierda (El sacerdote de Awo responsable por esta historia fue el Jefe Omoruyi Edokpayi). Al que se le manifestó este hecho al hacer una adivinación para una persona.
Chichereku
Chichereku
Admin

Cantidad de envíos : 551
Fecha de inscripción : 21/09/2008

https://briyumba.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Patakies de Marunla Melli Empty Re: Patakies de Marunla Melli

Mensaje  Chichereku el Miér Oct 08, 2008 10:10 pm

PATAKI: Otura-Meji viaja a Imodina para ayudar a los Inmoles



Fue él quien enseña a los Alufas (musulmanes) el arte que practican hasta hoy. Otura-Meji fue por adivinación a un grupo de Awoses. Ellos le aconsejaron que le diera un chivo a Eshu, debido a que él iba a predicar Awo en una tierra desconocida (Ilu Aimon). Después de viajar durante largo tiempo, se pregunto si el tenia una idea clara de hacia donde le iba. No se pudo responder la pregunta y decidió que había llegado la hora de regresar. A el lo acompañaban 16 Awoses y miembros de su personal domestico. Habían cargado alimentos para un viaje de 3 meses pero ya las reservas se estaban terminando. Esa noche Orúmila se le apareció y le dijo que ya había personas esperándolo en el palacio al cual él iba. Le dijo que el viaje duraría aproximadamente 300 días y 300 noches, le dijo también que tendría mucho trabajo que hacer durante el viaje y al llegar al lugar. Orúmila le aseguro que no iba tener escasez de alimentos en ningún momento.



Al otro día siguió su camino, ya habían atravesado los bosques y estaban llegando a un territorio arenoso, de elevaciones y la temperatura era cada vez más cálida. El grupo se sintió cansado y se sentaron al pie de una gran roca a descansar. Mientras lo hacia escucharon unas voces como su hubiera personas que vivieran bajo la tierra. Otura-Meji rápidamente organizo un reconocimiento del lugar. Vieron que había una cueva y huellas que entraban y salían del lugar, decidieron sentarse al lado de la entrada para esperar a ver si alguien entraba o salía del lugar no tuvieron que esperar mucho, pronto salieron unas personas del lugar que se sorprendieron al verlos ya que nunca habían visto extranjeros en ese paraje. No se comprendieron pues hablaban diferentes lenguas. Pero de alguna manera se pudieron comunicar. Era claro que los visitantes necesitaban comida y los moradores de la cueva se alegraron de poder servirles. Después de haber comido, Otura-Meji decidió realizar una adivinación y descubrió que aquellos hombres tenían un problema. Les pregunto por su jefe, después que este se identifico, él le dijo que él había llevado a sus seguidores hasta la cueva por que él estaba sufriendo de impotencia sexual.



El se lo confirmo, (es un problema que puede ser asociado a los niños que tengan Otura-Meji en el Igbodu, se soluciona dándole un chivo a Eshu, luego de lo cual el problema estará resuelto). Él le dijo al hombre que esto se debía a la papilla (akamu) que él solía comer. Le dijo que dejara de comerla. También señalo que se encontraba quejándose de falta de dinero. Él le pregunta como se llamaba el lugar donde se encontraban, ellos le respondieron que Imodina. Le dijo al hombre que la razón de su problema financiero era debido que había abandonado a su deidad rectora Chango. Después de esto la gente se pregunto con que fuerza y poder Orúmila era capaz de hacer tales revelaciones. Para demostrar el poder de Orula, él comenzó a enseñarles el arte de adivinar, pero antes de poderlo perfeccionar tuvieron que ir a una guerra y su líder que se llamaba Momodu, los condujo a la batalla y solo quedo la madre de este en la cueva. Nadie se queda al cuidado de la pobre anciana.



A los 31 días que los inmoles se hubieron marchado Otura-Meji regreso a la cueva para descubrir que la anciana acababa de morir de hambre. En la pared la mujer había hecho 31 marcas indicando el tiempo que había estado sin comer antes de morir. Otura-Meji preservo el cadáver de la mujer en una forma especial. Él había creado una granja la cual le había producido una buena cosecha. Cuando Momodu y sus seguidores regresaron, saquearon todas las granjas incluyendo la de Otura-Meji. Él hizo una adivinación para saber como salvar su granja Awo le dijo que le diera: 1 chivo, 1 gallo, 1 cadena, 1 machete a Eshu cosa que hizo rápidamente. Eshu se puso se puso a trabajar y cuando los seguidores de Momodu, regresaron nuevamente a saquear la granja. Eshu utilizando la cadena del Ebó, hizo una trampa invisible en derredor de la granja. Al entrar estos la trampa se activo y capturo a 7 de ellos, que desaparecieron en los cielos, otros 7 rodaron por los suelos, los otros empezaron a rezar con sus manos y caras dirigidas al cielo rogándole a Dios que les devolviera a los colegas desaparecidos y esto lo siguen haciendo los Inmoles hasta hoy día. Momodu descubrió la muerte de su madre y al ver las marcas en la pared comprendió que esta había muerto de hambre.



Él proclama que todos sus seguidores deberían de ayunar por 31 días en señal de luto por la muerte de su madre, lo cual debería repetirse todos los años. Es de opinión general que la Tutela ofrecida por Otura-Meji a los Inmoles explica la similitud entre el sistema de adivinación de Awo y el de Alfa. Las marcas son iguales aunque los nombre difieren. También utilizan múltiplos de 16. Otura-Meji viaja a Imeka: Después de la muerte de su madre, Momodu se mudo al pueblo cercano de Imeka y se estableció allí, un tiempo después Otura-Meji llego al lugar, seguido de una gran comitiva que ahora lo acompañaba. El se encontró con Momodu el cual le dijo que él había tratado de resolver para los habitantes de Imeka 3 problemas graves que tenían 1- Eliminar a uno dinosaurios de las cercanías de la ciudad, los que estaban llenando de terror a las personas. 2- Solucionar el problema de la infertilidad prevaleciente en el lugar. 3- Reducir la altura de la roca que colgaban sobre un farallón cercano. Otura-Meji saco su instrumento de autoridad, con el que él podía hacer y deshacer. Él apunta su vara hacia las rocas que estaban cerca del lugar donde habitaban los dinosaurios, al instante todas las rocas rodaron ladera abajo sepultando a los temidos animales. Logrando al mismo tiempo reducir el farallón que amenazaba al pueblo. Él le dijo a Momodu que para solucionar el tercer problema, tenia que ver al Rey.



Se le dijo que al Rey solo se le podía ver una vez al año. Él le dijo entonces a uno de sus seguidores que sacara una piedra que él había traído desde Ife. Tomo la piedra y la puso en el suelo, esta se multiplico en 200 piedras. Cuando los habitantes del lugar vieron esto una multitud lo rodeo a el y a sus seguidores. Él ordena que cada persona tomara una piedra, la cual seguía multiplicándose y que estas fueran lanzadas en la dirección del palacio real, las piedras cayeron sobre el techo y se hizo un ruido insoportable dentro del mismo. El Rey salió a ver lo que estaba sucediendo. Cuando el Rey vio a Otura-Meji rápidamente fue informado de los milagros realizados por este. Él le dijo al Rey que pago tendría si él lograba solucionar el problema de la falta de hijos. El Rey contesta que el y su pueblo cantarían en alabanzas hacia Orumila de generación en generación. Él le dijo al Rey bien toma una piedra y lánzala, como lo hicieron otros antes. Y le dijo a uno de sus seguidores que golpeara a Momodu con su garrote.



El le pregunto a Momodu si eso era doloroso y este le respondió que en efecto así era. Y le volvió hacer otra pregunta ¿Porque has escondido a Amina, la esposa de Audu? Momodu contesto por que la amo. Audu entonces desenfundo su daga e hirió de muerte a Momodu. Otura-Meji entonces saco un ñame de coco y se lo dio a Momodu y la herida sano inmediatamente. Otura-Meji le dijo a Audu que fuera a la cueva donde encontraría a su esposa, este así lo hizo. Al verlo la mujer lo abrazo, se arrodillo y pidió ser perdonada. Explico que a ella Momodu le había dicho que él había muerto en combate. Audu le dijo que había sido un extranjero, el que lo había enviado hasta donde ella estaba escondida. Ella le pidió a Audu que la llevara ante la presencia del extraño para solicitarle, que la ayudara a tener un niño. Ambos fueron a ver al Otura-Meji, el cual le dijo que ella tendría un hijo y que este seria una niña. Ella le pregunta, ¿En qué forma podría yo expresar mi gratitud a Orúmila si esto es verdad? Él le respondió honrándolo.



Tan pronto él termina de realizar los milagros, una niña se arrodillo, bajo la cabeza al suelo y le dio las gracias, otros muchos la imitaron, la niña a partir de aquel momento se convirtió en seguidora de Otura-Meji. Amina quedo embarazada al mes siguiente, pero ya Otura-Meji había partido. Ella tuvo una niña a la que llamo Awo-tumo (Awo lo es todo). Tan pronto ella quedo embarazada, todas las otras mujeres de Imeka, comenzaron a quedar también en cinta. Otura-Meji le dijo al Rey de Imeka que los Orishas no estaban contentos con la manera de actuar de Momodu, y que antes de que cualquier mujer en su reino quedara en cinta esta debería de ser escondida de la vista del publico, por lo que había sucedido con la mujer de Audu. Fue de esta manera como comenzó la costumbre de usar velos por parte de las mujeres de Imeka. Y también se le solicito a todos los peregrinos a lazar piedras como Otura-Meji insto a los inmoles hacerlo.



Dice la leyenda que Otura-Meji vivió en la tierra de Aimon por más de 12 años. Aunque sus seguidores se quedaran a vivir allí. Las costumbres, tradiciones y forma de ser eran muy extrañas para que Otura-Meji hiciera del lugar su morada permanente. Por esto en el Islam se dice que a Orúmila le gusta la gente de Imeka. Pero era una tierra donde la riqueza y la posición, aportaban una mayor influencia que la edad, él prefirió regresar a su casa en Ife. El se encontraba molesto por la presunción que subrayaban las normas morales del Islam, las cuales daban lugar destacado a la más aguda pobreza y criminalidad, como prueba de rectitud. Como hombre rico, él deseaba que todos vivieran una vida confortable ya que en el Cielo nadie tenia privaciones ni penurias. Las divinidades fueron enviadas al mundo para que: Vivieran en paz, tal como lo hacían en el Cielo y para aborrecer la violencia y la discordia. Otura-Meji regreso al Cielo poco tiempo después de haber llegado de vuelta a Ife.



PATAKI: Por que los cangrejos no tiene cabeza.



En un tiempo los animales andaban sin cabeza, el Cangrejo fue a ver a Olofin (Dios), y le pidió que les entregara cabeza a todos. Olofin lo oyó y le dijo: esta bien yo haré lo que me pides, yo les avisare con mis mensajeros el día que las he de repartir, tu serás el primero en saberlo. A los pocos días Olofin envío un mensajero a ver al cangrejo para anunciarle que se iba a comenzar a repartir las cabezas, y como se lo había prometido, él fue el primero en saberlo. Pero en vez de salir en busca de su cabeza, se puso a avisarle a los otros animales. Y cuando él llega al pie de Olofin este le dijo que lo sentía mucho pero ya no le quedaba ninguna cabeza por repartir, que ya todas las que tenia las había dado. Fue de esta forma que el Cangrejo se quedo sin cabeza por entrometido.
Chichereku
Chichereku
Admin

Cantidad de envíos : 551
Fecha de inscripción : 21/09/2008

https://briyumba.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.